Avisos (click!)


Traducción Inglés-Español: Ninoo-chan
Traducción Japonés-Inglés: Watashi wa Sugoi Desu


Capítulo 6: Lo entiendo ahora

 

Lo primero que le pareció extraño fue que los números registrados en los documentos que se le pasaron parecían haber sido redondeados a un buen extremo la mayoría de las veces.

Dejando aparte del proyecto de presupuesto, Seiichirou cuestionó por qué la cantidad de dinero registrada después de la solicitud siempre se redondeaba a números redondos bonitos. Sin embargo, reanudó su analisis suponiendo que esto se debía a la ausencia de impuestos sobre el consumo en el reino.

Lo que encontró a continuación fue una gran disparidad entre el gran número de solicitudes que se enviaban allí, y las cortas horas de trabajo del personal. Como se trataba de una cuestión de patrones de trabajo, reconsideró si era extraño compararlo con el sentido común del otro mundo.  

Ultimo pero no menos importante, la fuente de estas aplicaciones estaba fuertemente sesgada hacia cierto departamento.

"Así que estas son las solicitudes para cubrir los 'costos de entrenamiento' de la Tercera orden de Caballeros. Sin embargo, veo que hay tres de ellas, cada una con diferentes cantidades de dinero solicitadas. Además, todas ellas superan la cantidad de 10.000R."

Seiichirou no tenía ni idea de lo que implicaba el trabajo de un caballero, y no estaba tan seguro del precio de mercado de las armas y otros equipos ya que sólo los había visto en la ciudad. Pero solicitar más de 30.000R en sólo cuatro días desde la llegada de Seiichirou era probablemente demasiado.

"Oh, todas esas solicitudes son para los 'gastos de entrenamiento' de todos modos, así que es perfectamente aceptable."

"...Hah?"

Helmuth respondió con una sonrisa, a la que le saltó una vena en el temple de Seiichirou.

"Los caballeros están muy ocupados, por lo que no tienen tiempo para preparar las solicitudes con mucho detalle".

Helmuth habló, manteniendo su mirada fija en Seiichirou mientras estampaba su sello de aprobación con un golpe.

*apretar*

"¿Eh?"

Los ojos entrecerrados de Helmuth se abrieron ligeramente cuando su mano dominante fue agarrada silenciosamente.

Cuando Helmuth levantó lentamente la vista, vio al joven convocado del otro mundo hace unos días mirándolo con ojos vacíos.

"¿K-...Kondoh?"

"...Sáquenlos."

"¿Qué...?"

Helmuth preguntó de nuevo, incapaz de escuchar la voz baja que el hombre había pronunciado sin apartar la mirada. Los ojos de Seiichirou se abrieron de golpe. Tuvo una corazonada.

"Por favor, saque el presupuesto anual acumulado del año pasado junto con los documentos de asignación!!"

 

 

Seiichirou no podía creer lo que veía.

Su superior se preguntó al principio si los documentos del año pasado todavía estaban almacenados, luego buscó en un armario y encontró documentos muy descuidados. Al inspeccionar su contenido, Seiichirou estaba echando humo.

"¿Qué pasa con la cantidad de dinero que están solicitando...? Me pregunto si el presupuesto general puede cubrir tal costo... No, en realidad es apenas suficiente para cubrir todo... Sin mencionar para qué están solicitando el dinero... ¿Gastos de entretenimiento? ¿Gastos de comida? ¿Gastos de burdel? ¿Por qué se aprobó la solicitud de esta cantidad de dinero sólo para comprar un reloj...? ¿De quién era el reloj...?"

El personal del departamento de contabilidad, congelado en un rincón de la sala, se preguntaba si la gente del otro mundo podría usar la magia, debido a la extraña aura negra que irradiaba Seiichirou, que estaba refunfuñando para sí mismo, enterrado bajo una montaña de documentos.

"Pero no se puede evitar, Sr. Sei."

Si estaba tratando de alegrar el ambiente, o simplemente no podía leer la situación, Norbert habló en un tono alegre.

"¿Qué no se puede evitar...?"

Norbert continuó, sin tener en cuenta el tono agudo de Seiichirou mientras el hombre mantenía su forma educada de hablar.

"Como nuestro departamento es lo que llaman el 'Departamento de Lavado', todo lo que podemos hacer es clasificar las solicitudes y dejarlas pasar."

El 'Departamento de Lavado'... Finalmente entendió las palabras que escuchó ayer, ahora.

No es 'Lavado'... ¡más bien somos su 'Cinta Transportadora'!

En otras palabras, era sólo el departamento de contabilidad en nombre, nada más que un mero sello de goma para los aristócratas y aquellos en el poder que utilizan para abusar de los impuestos en las arcas del reino para sus propias ganancias egoístas.

Colocando la culpa de la gente que trabaja en este departamento no sería nada. Como no podían oponerse a los aristócratas y a quien tuviera más influencia que ellos, su posición ya estaba establecida.

Pero una rápida mirada a los ingresos actuales reveló que aunque el presupuesto reservado originalmente era demasiado grande para empezar, el dinero que fluía superaba incluso eso. Originalmente debería haber habido alguna cantidad que no se gastó y se destinó a los ahorros en su lugar.

No hay forma de que las cosas funcionen con un balance de ingresos y gastos como este...

Si el reino se viera afectado por algunos incidentes desafortunados, como una cosecha que no fue bien hecha o un desastre natural, entonces todo terminará.

Ahora que lo pienso, ¿de dónde sale el dinero para compensar este déficit?

"Um~ Sr. Sei..."

"¿Kondoh...?"

Cuando los dos le llamaron temerosamente, Seiichirou dejó escapar un fuerte exhalación para calmarse, mostró una sonrisa.

"Disculpe, de ahora en adelante continuaré haciendo el trabajo que necesito hacer, así que ¿puedo echar un vistazo al balance de liquidación del presupuesto que hay hasta ahora?"

Helmuth no pudo decir que no en presencia del aura oscura de Seiichirou, terminó asintiendo con sumisión.

Por el momento, Helmuth pensó que hacer lo que se le decía ya era suficiente.

Como sea, Seiichirou no era tan ingenuo como él.

"¡Espera un minuto, Kondoh! ¡Kondoh! ¿¡Los documentos de la solicitud de acuerdo nunca me llegaron!?"

Seiichirou, que estaba rodeado por una pila de documentos levantó despreocupadamente la cabeza y miró a su superior que estaba en estado de shock. Este último tenía en sus manos menos de un tercio de los documentos de solicitud que normalmente recibiría.

"Oh, algunas de esas solicitudes están fuera de presupuesto, tienen contenidos inapropiados, o carecen de algunos detalles. Así que por esas razones que he expuesto claramente, las devolví a cada uno de los departamentos de donde vinieron."

"¿¡Eeeeeeeeh!?"

Seiichiro tuvo que revisar los documentos primero, de lo contrario si se pasaban inmediatamente a Helmuth se aprobaban a ciegas así como así.

"¡Si haces eso, seremos odiados por los otros departamentos!"

"Será inevitable que el departamento de contabilidad reciba el odio, ya que las razones del rechazo están claramente expuestas. Aún así, tenemos que decirles que no podemos aceptar documentos defectuosos."

"P-Pero..."

"Y como esto es sólo el principio, he sido un poco indulgente con la revisión para que no se nos opongan al instante. Sin embargo, a partir de ahora, poco a poco dejaremos claro que no aceptaremos documentos preparados como una mera formalidad y gastos inútiles. Llevará algún tiempo, pero estoy seguro de que será una transición sin problemas."

Mientras lo decia, Seiichirou continuó trabajando con su abaco personal y su bolígrafo mágico. Escribía detalladamente las razones del rechazo en un formulario de solicitud.

En esta situación, Helmuth se quedó sin cosas que decir, así que volvió a su asiento.

Además de sus deberes regulares, Seiichirou ahora clasificaría los formularios de solicitud y rechazaría los que considerara no aptos durante las horas de trabajo.

Fuera de las horas de trabajo, comprobaba y resumía las declaraciones de ingresos hasta el momento, para detectar cualquier problema.

Seiichirou siguió funcionando como de costumbre.

Pero esta vez, su cara estaba brillante.

¡No importa lo duro que trabaje, mi resistencia puede ser repuesta! ¡¡Ahora puedo trabajar tanto como quiera!!

Al final, Seiichirou fue un esclavo corporativo desde las profundidades de su ser.

 

 

"Hey Aresh. He tenido algunos problemas para conseguir mis solicitudes de presupuesto últimamente ... "

Despues de terminado su entrenamiento por la mañana, Aresh simplemente entrecerro sus cejas a las palabras de Orzif mientras se dirigían a la oficina.

"Entonces, ¿qué hay de malo en eso? Todavía tenemos la parte de la aplicación del presupuesto anual de todos modos."

"Aún así, he oído que hay muchos casos de este tipo."

"Pensé que eras el único que hacía todas esas cosas".

"Bueno, eso es cierto, aunque..."

Aresh sobresalió tanto en el uso de la magia como en el manejo de la espada, fue conocido como un genio sin igual desde muy joven.

El hecho de que naciera de la familia de un marqués, junto con su buena apariencia, se convirtió en un símbolo digno de la Tecera Orden de Caballeros, conocida por su habilidad en la magia que los diferenciaba de las demás órdenes de caballeros. Por lo tanto, ya fue nombrado comandante a pesar de ser tan joven.

Fue un ascenso extraordinariamente grande en la posición, pero probablemente como siempre tuvo todo desde el principio, no estaba interesado en el estatus y el honor. De hecho, nada le intrigaba, hasta el punto en que se aburría constantemente.

Por lo tanto, no tenía ninguna pasión en su deber como capitán de caballeros. En realidad, ni siquiera le importaría si dejara ese puesto de inmediato.

Como sea, la Tercera orden de caballeros era esencialmente la organización más elitista del reino y todos sus miembros se enorgullecían de servir bajo su nombre.

 The vicecomandante, Orzif era pariente de Aresh y se conocían desde pequeños. Esta no era la única conexión que compartían, también resultó ser miembro de la Orden del Tercer Caballero y también mostró un rendimiento excepcional, lo que le llevó a convertirse en el vicecapitán tan joven como era. Lo único que difería era que, a diferencia de Aresh, estaba orgulloso de ser miembro de la Orden del Tercer Caballero.

Por lo tanti, ya que Aresh no estaba motivado para hacer su trabajo, Orzif tomó la iniciativa en la gestión de los caballeros.

"Hasta ahora, nunca he tenido al Departamento de Lavado devolviendo mis solicitudes."

Con la reciente solicitud que le fue devuelta, "Incapaz de procesar debido a que el propósito sólo indica 'gastos de entrenamiento'. Se requieren más detalles. " fue escrita con cuidado. Incluso se adjuntó una muestra de una solicitud más aceptable.

Otros departamentos también experimentaron lo mismo. Varios motivos de rechazo, entre ellos la cantidad solicitada, se consideraron demasiado elevados, los errores de cálculo y la información incompleta, todos ellos fueron descritos en detalle, lo que dejó a las personas que los recibían inclinando la cabeza en confusión. La mayoría de las solicitudes fueron hechas por los Terceros Caballeros, por lo que Orzif y los otros miembros comenzaron a cuestionarse entre ellos también.

Todos pensaron que siendo la élite del país, podían usar el impuesto estatal para pagar todo lo que hacían.

"¡Ah, Señor Aresh!"

Mientras Orzif estaba pensando en dar una charla al Departamento de Lavado tarde o temprano, vio a una chica corriendo desde el final del pasillo de una manera considerada inapropiada para una dama, causando que abandonara sus pensamientos.

"Su Gracia la Santa", dijo Aresh, notando también su apariencia.

"Puedes llamarme Yua. ¡Qué coincidencia encontrarte aquí!"

Esta chica era la santa que fue convocada desde el otro mundo hace unos días para salvar el reino, y aquí estaba mirando a Aresh con una sonrisa... Orzif, que acababa de ver a Yua de cerca por primera vez, abrió los ojos sobre su hermosa apariencia.

¡Es totalmente diferente de ese tipo de aspecto cansado que vino con ella! Ya veo, no es de extrañar que Aresh dijera que se parece a la hija de un noble, no hay duda de ello... aunque le falta un poco de cortesía.

"¡Oh, hola! Señor..."

Una vez que llamó su atención, Orzif se arrodilló.

"Me alegro por nuestro primer encuentro, Su Gracia. Mi nombre es Orzif Rowder, actualmente sirviendo como Vice-Capitán de la Tercera Orden de Caballeros. Me complace reuinirnos de ahora en adelante".

Orzif tomó su mano en saludo, a la que Yua tímidamente se inclinó con una sonrisa.

"Su Gracia, no es bueno correr en el pasillo."

Orzif sólo tenía sus ojos puestos en Yua, que no veía la existencia de otra persona que venía detrás de ella. Cuando finalmente lo hizo, los escalofríos corrieron por su columna vertebral.

"...Primer Ministro."

El hombre que reprendió a Yua estaba sonriendo tranquilamente. Llevaba un uniforme adornado en azul y oro bajo un largo manto azul, cuya longitud significaba su rango en el reino de Romani.

El hombre que tiene el rango más alto... El primer ministro de Romani, Kamil Calvader tenía un tipo de encanto diferente comparado con Aresh.

El no era joven, por lo que los años que vivió le otorgaron el encanto de un caballero sabio y maduro. Mientras llevaba esa gentil sonrisa suya, era capaz de atravesar a los demás con la crueldad de sus palabras. Debido a su sabiduría, podía ver a través de todo y hacer las cosas como quería. En general, no era alguien a quien volver un enemigo.

Si uno se las arreglaba para ponerse en su lado malo, sin importar su rango o estatus noble, serían despiadadamente echados de su posición - un rumor espantoso del que se habla mucho en el Palacio Real de Romani.

"Lo siento, Señor Kamil. Todavía no estoy acostumbrado a todo esto... tendré más cuidado la próxima vez."

Yua no pareció vacilar en presencia de Kamil en absoluto, se disculpó casualmente con los ojos levantados.

"Su Gracia, ¿se dirige a algún lugar con el Primer Ministro?"

Tan sabio como era Kamil, a él parecía no gustarle seguir la vieja tradición por lo que estaba en contra de la convocatoria de los Santos. Sin embargo, si no le importaba hacer compañía a la Santa, podría significar que aceptaba su presencia.

"Ah, no. Nos encontramos allí hace un momento, y terminamos juntos en el camino. Voy a encontrarme con mi tutor privado para que me enseñe la historia del reino después de esto."

"Ya veo. Entonces, buena suerte con tus estudios ... "

"Hmm, pero no soy muy bueno para estudiar. Y ese tutor me asusta... Si tuviera un profesor amable y guapo como el Señor Kamil, entonces podría trabajar aún más duro."

¿"Amable" como él? ¿Dónde está la parte amable en este despiadado primer ministro?

Ciertamente tiene la apariencia, pero por favor, ¡mira más de cerca! ¡Aunque ahora está sonriendo, sus ojos no lo están! ¿No lo ves?

Los gritos internos de Orzif no fueron escuchados por Yua. Kamil expresó su agradecimiento a la Santa en un comportamiento amistoso, haciendo que se sonrojara.

"Hay tanta gente con gran apariencia en este reino... Como el Príncipe Julius, Sir Aresh, Lord Kamil... Ah, Sir Orzif también es muy guapo. Todos ustedes parecen modelos, si me preguntan."

Orzif no sabía lo que significaba la palabra "modelo", pero agradeció a Yua por incluirlo como uno de los ejemplos adecuados de todos modos. Aresh, por otro lado, permaneció en silencio como antes.

"Hablando de eso, he conocido al hombre que fue convocado junto con usted el otro día. ¿Es así como se ven típicamente los hombres de su mundo, Su Gracia?"

El no conocía los estándares del otro mundo, así que intentó preguntar sobre ello ya que había un hombre con quien compararse. Yua sólo pudo inclinar su cabeza en respuesta y se rió un poco.

"Hay muchos hombres guapos en el mundo de donde vengo. En cuanto a Kondou-san... Es como un tío que se ve en todas partes, que lleva un traje incluso durante las vacaciones. Creo que era un 'esclavo corporativo' en ese entonces."

"¿Esclavo corporativo?" Finalmente hablando, Aresh dijo las palabras que acaba de escuchar.

Como recordaba, pensó que los rasgos faciales de Seiichirou estaban bastante bien formados, pero lo que más destacaba era la mirada cansada que siempre tenía, probablemente lo que le hizo decir que parecía un viejo cansado.

Cuando Aresh respondió a las palabras que nunca antes había escuchado, Yua se alegró al poder entablar una conversación con él por fin, así que asintió con la cabeza y se reanudó con alegría.

"Sí. Bueno, como un animal de granja que uno posee y haces que trabaje para ti. Es como la versión de compañia de eso..."

"¿de 'compañía'?"

"Oh, es el lugar donde trabaja la gente como él. Están dispuestos a trabajar desde la mañana hasta la noche según las instrucciones de su lugar de trabajo, trabajarían duro incluso durante un día libre sin quejas. Por eso se crea el término "esclavo corporativo" para burlarse de ellos. Son un grupo de gente masoquista, ¿verdad?"

Ellos no pudieron entenderlo completamente basándose en su explicación, a la que Yua inclinó la cabeza de lado. Entonces los tres hombres recordaron la apariencia cansada de Seiichirou, así que asintieron con la cabeza cuando tuvieron la idea.

A diferencia de antes, uno de ellos tuvo el inicio de una chispa en sus ojos, escondida bajo su constante sonrisa tranquila. Murmuró para sí mismo mientras estaba profundamente inmerso en el relato de Yua.

"'Esclavo corporativo', ¿eh? Eso suena muy interesante..."

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario